Retener la Palabra de Dios

Retener la Palabra de Dios

Cuando mis hermanos y yo eramos jóvenes, nuestra mamá nos ayudaba a memorizar muchos versículos de la Biblia poniéndoles música. Los cantábamos tanto que hasta el sol de hoy puedo recordar cada versículo con sólo susurrar la melodía que le pusimos. No sabíamos en ese entonces que nuestra mamá no sólo nos estaba enseñando a memorizar versículos, sino que también nos estaba enseñando cómo retener la Palabra de Dios en nuestros corazones y vivirla.

Proverbios nos muestra que Salomón aprendió a retener las palabras de su padre, David, quien era un varón conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22). Por medio de recordar las palabras de su padre, Salomón pudo aprender cómo retener la Palabra de Dios—guardar Sus mandamientos y vivir.


Proverbios 4:3-5:
Porque yo
[Salomón] también fui hijo de mi padre [David],
Delicado y único delante de mi madre.
Y él me enseñaba, y me decía:
Retenga tu corazón mis razones,
Guarda mis mandamientos, y vivirás.
Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides ni te apartes de las razones de mi boca.

La Palabra de Dios nos exhorta a recordar Su Palabra y permitir que more en nosotros.


Salmos 105:5:
Acordaos de las maravillas que él ha hecho,
De sus prodigios y de los juicios de su boca.


Colosenses 3:16:
La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros,…

A medida que ponemos escrituras en nuestra memoria, eso nos permite retener la Palabra de Dios. Retener la Palabra de Dios es hacer la Palabra; es vivirla.


II Timoteo 1:13:
Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.


Tito 1:9:
retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.

A continuación veremos algunos beneficios de retener la Palabra, de poner la Palabra en nuestra memoria y vivirla.

RETENER LA PALABRA NOS AYUDA A CRECER Y A PROSPERAR.


Salmos 1:2,3:
Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.
Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.

NOS HACE LIBRES.


Juan 8:31,32:
Dijo entonces Jesús a los judíos
[judaítas] que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;
y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Aquí la palabra traducida «discípulos» es aquella persona que retiene y practica lo que ha aprendido. La Palabra que conocemos, que practicamos, que vivimos, es la verdad que nos hace libres.

NOS AYUDA A OBEDECER LA PALABRA DE DIOS.


Salmos 119:11:
En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti.

NOS AYUDA A ESTAR FIRMES EN LA VERDAD Y A RESISTIR LA TENTACIÓN.

En Mateo 4:1-10, Jesucristo estableció un gran ejemplo por medio de responderle a las tentaciones del Diablo con la Palabra de Dios: «Escrito está….» «Escrito está también….» Él tenía escrituras a la mano para que pudiera él estar firme a través de todas las tentaciones, en vez de darse por vencido.

RETENER LA PALABRA DE DIOS NOS TRAE PAZ.


Isaías 26:3:
Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

MANTIENE NUESTRAS PALABRAS POSITIVAS.


Lucas 6:45:
El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

NOS CAPACITA PARA AYUDAR A OTROS POR MEDIO DE COMPARTIRLES LA PALABRA.


I Pedro 3:15:
sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.

Para recibir esos beneficios, hay que comenzar por poner la Palabra de Dios en nuestra mente para que podamos retener esas verdades. Aquí hay algunas claves prácticas que nos ayudarán a recordar escrituras.


  • ENTIENDA LO QUE ESTÁ MEMORIZANDO. Cuando tenemos el contexto de los versículos, recordarlos puede ser más fácil. II Timoteo 2:15 nos dice: «Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad». Entender el significado de un versículo por medio del estudio personal ciertamente puede ayudar en el proceso de memorización.
  • MINIMICE LAS DISTRACCIONES. Dios no es Dios de confusión, sino de paz (I Corintios 14:33). Cuando podemos encontrar un lugar apacible donde concentrarnos, minimizando las distracciones, nuestro poder para memorizar se incrementa mucho más. ¿Hay algún lugar al cual le gusta ir cuando necesita concentrarse? ¡Ese podría ser un lugar perfecto para trabajar en su retención de la Palabra de Dios!
  • APRENDA POR REPETICIÓN. ¿Alguna vez ha esperado hasta el último minuto para estudiar para un examen y tratar de memorizar toda la información en una sesión maratónica de estudio? Cuando yo hacía esto, olvidaba todo inmediatamente después del examen. Programar un poco de tiempo cada día para repasar los mismos versículos nos ayuda a retenerlos en nuestra memoria. ¡La repetición funciona!
  • AVERIGÜE QUÉ FUNCIONA PARA USTED. Cuando era joven, ponerle melodías a los versículos funcionó muy bien. Ahora guardo versículos en fichas en mi cartera, y mi hermana y yo nos enviamos versículos que queremos recordar por medio de mensajes de texto. Quizá recitar cada versículo en voz alta o asociar cuadros mentales con ellos funcione mejor para usted. Tener un compañero con el cual memorizar puede traer ventajas, o quizá usted quiera guardar todos los versículos que memoriza en un libro. Cuando usted descubra lo que funciona para usted, puede desarrollar un sistema firme sobre el cual edificar.
  • ¡DISFRÚTELO! Salmos 119:162 dice: «Me regocijo en tu palabra como el que halla muchos despojos». Cuando disfrutamos la labor de retener las Escrituras, lo haremos mucho mejor.

Disfrutemos memorizando escrituras para que podamos retener esas verdades y vivirlas, cosechando los beneficios de retener la Palabra de Dios.

Haga clic aquí para obtener PDF

© 2022 by The Way International™. All rights reserved. | Terms, Conditions, and Privacy

The Way International, The Way, La Voie, El Camino, The Word Over the World and Design, The Way of Abundance and Power, The Way Magazine, Ambassadors of the Way Outreach Program, Way Ambassadors, The Way Corps, and Camp Gunnison⁠—⁠The Way Family Ranch are service marks or trademarks of The Way International in the United States and/or other countries.